Renuncie, presidente, 
por el Perú al menos:
los días no son buenos
y usted bien que lo siente.

Y aquellos del Congreso,
que saben bien cobrar,
pónganse a trabajar
que acaba el embeleso.